martes, 1 de marzo de 2011

Primer seguimiento




La adopción está llena de hitos. DE logros que los padres debemos ir alcanzando en este proceso. Uno de ellos es el tema de los seguimientos. Cuando te decides a adoptar en la vía internacional, lo primero que debes hacer es escojer el pais de origen del que será el miembro más importante de tu vida. Una elección que parece sencilla a priori, pero que está llena de detalles fundamentales que marcarán tu vida en mayor o menor medida.
El primer aspecto a tener en cuenta es la raza de la población del pais. Si se opta por una adopción transracial o no, esto determinará hacia donde se dirigen las miradas. Dicen los expertos, que a la hora de decidir formar una familia multirracial hay que tener en cuenta la capacidad de la familia para proporcionar a los niños en su crecimiento una adecuada identidad racial. O sea, que sepan crecer sintiéndose bien en su piel, aceptando y valorando con normalidad su diferencia racial.

Pero hay otros aspectos muy importantes a los que quizá, en ese momento en que buscas desesperadamente ese pais en el que materializar tus sueños, no prestas demasiada atención. Como por ejemplo, la idiosincrasia del pais al que vas a ir a adoptar, el carácter, la forma de legislación que desarrollan, el tipo de sociedad...y los compromisos de seguimiento.



Nosotros hoy, acabamos de pasar el primero de los seguimientos que nos acompañarán hasta la mayoría de edad de nuestra hija. Toda una vida.

Cuando lo firmamos nos pareción un trámite más. Es uno más de los detalles a veces surrealistas, que tienes que ir asumiendo para llegar a tus hijos al otro lado del mundo. Estás dispuesto a todo, firmarás lo que ellos digan siempre que sea por el bien de los niños.

Pero en casa, las cosas son distintas. La lucha por constituirse en una familia funcional, integrada y apegada se convierte en algo expuesto al exterior. O sea, que te pasan el examen de padre-madre.

Y yo, que creía tener esto tan asumido, me he visto sintiéndome de nuevo examinada. Igual que cuando empezamos la adopción, viendo escrutada toda mi vida por ojos ajemos. Ya sé que todo es por el interés superior del menor. Estoy de acuerdo y sobre todo en estos primeros momentos puedo entender que los paises de origen quieran asegurarse de que los niños tienen vidas adecuadas. Pero de pronto, me invade un sentimiento de vulneración. Y me pregunto cómo viviremos que nuestra vida familiar, cada año durante los próximos dieciseis, se vea expuesta a la opinión ajena.

Cada año alguien controlará cómo van nuestros progresos como padres. Y cada año tendremos que enfrentar a nuestra hija a su origen, una y otra vez, haciéndola ver que para algunos, debemos seguir siendo observados siempre, como si nuestra condición de padres no fuera definitiva, o lo suficientemente real como para ser respetada y para otorgarnos el beneficio de ser como otra familia cualquiera.

2 comentarios:

Mercedes y Eduardo dijo...

Tienes mucho que decir, amiga mía y una preciosa manera de contarlo. No me cabe duda de que este va a ser el punto de referencia para muchas personas que de una forma u otra estamos en la misma senda que tu... tienes mucho que aportar a este camino y vas a ser como una lucecita que ilumine muchos de los recobecosde este sendero, a veces dificil y cuesta arriba que es el de la maternidad, -del que tu vives coon toda su intensidad- la biologica y la adoptiva.

ANGEL, ELENA Y NASTYA dijo...

Enhorabuena por tu blogs, nosotros el día 1 también hicimos el seguimiento sino que fue el segundo, y llevas mucha razón en tener que estar recordando ante una persona que te investiga, observa y estudia cosas de nuestra intimidad, valorarnos como padres. Veo excesivo estos seguimientos hasta la mayoria de edad, pero claro como todos firmamos como un puro trámite más. Un saludo y te animo en tu nuevo blogs.