miércoles, 16 de noviembre de 2011

Cuánto duelen los hijos.

Hay ocasiones en que en la vida, todo se vuelve dolor. Cuando nuesros niños sufren, nosotras sufrimos. Y cuando, por azares del destino, nos encontramos acompañándoles en malos momentos, es como si el corazón se desgarrase por dentro.

Por eso hoy, quiero dedicarle unas palabras a una amiga, compañera y comadre virtual que pasa por momentos difíciles con su pequeña. Ella, que es energía en movimiento, se enfrenta al mayor reto que ha tenido que superar. Siempre ha sido un ejemplo de madre, entregada, consciente, reflexiva. Ha disfrutado como nadie de la maternidad, saboreando cada momento, atesorando cada logro. Y ahora, le toca luchar en un batalla injusta y cruel.

No queda otra que aguantar el embite y presentar batalla. Si alguien puede conseguir estar a la altura en este reto, eres tú. Desde aquí, cada vez que una de nosotras lea este post, pensará un momento en vosotras y os enviará toda la energía positiva de la solidaridad y el cariño.

Animo, amiga. Mi corazón está con vosotras.

4 comentarios:

Xiao dijo...

Contad con la mía, por favor. Y aunque no os conozca mi corazón también está con vosotras.
Un abrazo

Anónimo dijo...

Gracias Montse, gracias, gracias, gracias.
No sé como, pero sé que soportaremos los envites, y no sé cuando ni como, pero lo superaremos, y volverá a ser nuestra pequeña Izas, esa que ahora sólo vislumbramos y recordamos con nostalgia, con desesperación y a la vez con energía y esperanza.
Mónica

Mercedes y Eduardo dijo...

Contad con mi cariño y energía, no os vais de mis pensamientos.
Monica: tira de esa fuerza y entereza que sabemos es tu sello.Todo va a salir bien.No cabe pensar de otro modo. Animo y de nuevo todo mi cariño para ti y tu preciosa familia. Mercedes

Anónimo dijo...

Animo Mónica, seguro que todo va a salir bien. Te mando todo mi cariño y toda la fuerza del mundo para tu pequeña Izas.
Gema